Si estás pensando en emprender tu propio plan B, o si acabas de iniciar tu propio negocio, es bueno saber que …

¡La parte más importante de un negocio es aquello que no se ve!

Tus resultados siempre van a ser directamente proporcionales a tu mindset o mentalidad.

Como en la vida misma, así de simple.

De nuestra manera de pensar y las creencias que tenemos instaladas, es de donde parten los resultados que vamos a obtener con cualquier objetivo que nos propongamos en la vida.

Y en el emprendimiento sucede igual.

Podemos resumir en esta frase: dime cómo piensas y te diré los resultados que vas a lograr.

Henry Ford lo dijo así: Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.

 

De nada sirve que montes el negocio más exitoso del mundo, con la mejor estrategia posible, con las claves más acertadas conocidas, si tienes unas creencias limitantes instaladas en tu mente.

Por lo tanto, si quieres obtener buenos resultados, es imprescindible que instales nuevas creencias que te sitúan en el punto de partida correcto hacia tus objetivos a corto, medio y largo plazo.

Lo primero que debemos hacer es identificar esas creencias que tenemos acerca del dinero, del merecimiento, del qué dirán si yo …

Date permiso para tomar tus propias decisiones y no te dejes frenar por el miedo.

Porque nuestro subconsciente nos juega malas pasada en muchas ocasiones.

Nuestro cerebro primario sólo busca sobrevivir, y cualquier acción que le aleje de la supervivencia va a ser rechazada.

El primer paso para desarrollar una mentalidad ganadora es hacerte consciente de este poder que tienes para tomar tus propias decisiones y sentirte responsable de tus resultados.

Neutraliza el freno interior al cambio que todos tenemos.

Ligado a esto surge la importancia del propósito, del por qué tu vas a emprender un camino diferente y vas a hacer cosas diferentes.

La motivación es el motivo que te mueve a la acción. Es tu porqué más profundo, es lo que va a impulsarte hacia adelante cuando las cosas no salgan como esperas o como te gustaría.

Y para ello lo primero que debemos hacer es ser honestos con nosotros mismos, porque sólo dentro de ti están las razones poderosas que te impulsan, son tus razones personales, y esas debes conocerlas y abrazarlas con fuerza.

Sube tus estándares, no te dejes dominar por los miedos o los bloqueos, date permiso para soñar, toma las decisiones que sabes que debes tomar, visualízate triunfante y atrévete a lograrlo.

¿Qué harías si supieras que no hay lugar para el fracaso?

Estoy convencida que te marcarías objetivos más ambiciosos que los que ahora tienes, ¿tiene sentido para ti esto que te digo?

 

Piensalo… Si supieras que no vas a fracasar…Seguramente:

-Tendrías disposición total a la acción

– Eliminarías cualquier excusa para retrasar tus logros

– Actuarías desde la convicción de que aquello que planificas es lo que vas a lograr

Piénsalo y ¡recuerda que actúas desde donde no hay lugar al fracaso!

No hay lugar para la queja, sólo queda lugar para la ilusión, y te sientes entusiasmado porque tienes el convencimiento que la acción te dará los resultados deseados.

Implementas y pasa a la acción, no pospones ni un segundo porque sabes con certeza que los resultados van a llegar, y lo único que te separa de ellos son las acciones que vas a llevar a cabo, por lo que actúas ya, avanzas ya para llegar antes, con certeza y fe absoluta.

Tienes claro a dónde quieres ir y es ahí donde pones el foco

¿Te imaginas? ¿observas cómo cambia tu sentir y disposición hacia el futuro?

…Estás empezando a trabajar en tu mentalidad ganadora

 

Y esto, que es “lo que no se ve”, es lo que produce los resultados que “sí se ven”, la mentalidad o el mindset es un pilar fundamental para construir cualquier cosa que te propongas.

Son muchos los autores que hablan sobre el mindset. Te animo a investigar sobre el tema.

Y por otra parte, te invito a reflexionar y comenzar a trabajar en ello para lograr el desarrollo personal y profesional que quieres y mereces.

¡ Abracemos nuestros miedos!

¡Cree y crearás!