De todos es sabido que si quieres llegar rápido puedes ir solo, y si quieres llegar lejos debes ir acompañado.

En la vida y en los negocios siempre es recomendable tener mentores que nos guían en el camino.

Cuando te planteas la posibilidad de emprender profesionalmente un negocio debes estar dispuesto a invertir en ti lo primero: Invertir en formación continua, invertir tu tiempo en mejorar habilidades, invertir en conectar con las personas correctas…

El éxito es un proceso y el camino lo eliges tu mismo.

Puedes poner todo el empeño posible, puedes echarle ganas y puedes creer que llegarás a dónde te propongas, y tienes razón, si lo crees así, así será.

Pero no debemos olvidar un ingrediente, en mi opinión, imprescindible para alcanzar metas; es buscar los mentores que estén dispuestos a guiarnos, a alentarnos en el camino cuando las cosas no salen como nos gustaría, a decirnos lo correcto aunque no fuera lo que queremos escuchar.

Los mentores deben haber llegado a donde tú quieres llegar, por el camino que a ti te gustaría recorrer. Y en esta ocasión, voy a reproducir las palabras de uno de mis grandes mentores:

“Lo inteligente no es hacer lo que te gusta, lo inteligente es conseguir que te guste lo que debes hacer”

Cuando haces lo correcto siempre ves la salida, aunque de momento el árbol que tienes delante no te deje ver la luz a través del bosque.

 

Ahora que tenemos recién estrenado año nuevo, nos llenamos de metas, objetivos y propósitos para cumplir.

Yo no te voy a desear feliz año, te voy a desear LA PASIÓN y LA ENERGÍA necesarias para que lo logres. Búscate mentores que acompañen y guíen tu camino y ¡dalo por conseguido!