El acelerador de tu desarrollo personal y profesional son las Sof Skills.

Si eres un emprendedor ya lo has comprobado, porque sin estas habilidades blandas ya hubieras dejado de serlo, y seguramente tu carrera como emprendedor te ha llevado a desarrollarlas. (Te animo a prestarles más atención de ahora en adelante).

Y si eres una persona que busca mejorar sus condiciones laborales trabajando por cuenta ajena, es primordial que lo tomes en cuenta, porque estas habilidades te darán una mayor capacidad a la hora de elegir la empresa para la que quieres trabajar.

Como siempre digo: tomemos consciencia de la importancia de la autoeducación. Nunca somos “producto terminado”. Los cambios tan veloces que se están produciendo en el mercado profesional, ponen al descubierto la creciente importancia de una educación continua, coherente y humanista.

Cuando menos es curioso que, en la Era Digital que vivimos, las habilidades blandas tengan cada vez más relevancia y sean un factor determinante a la hora de alcanzar el éxito.

Quizá hayas sido testigo de personas que alcanzaron un mayor éxito que otros que tenían mucha más formación académica. Incluso puedes haberte encontrado que personas con varias titulaciones estén dirigidas por otras, que no tienen titulaciones, pero poseen altas capacidades y habilidades personales.

Podemos pensar a priori que en la era de la tecnología lo mas importante es desarrollar conocimientos técnicos que nos capaciten (hard skills) y es cierto que son importantes los conocimientos, pero la diferencia entre una carrera exitosa y otra que no lo es tanto, está en las habilidades blandas.

Las grandes empresas ya no buscan sólo las habilidades técnicas a la hora de reclutar personal, cada vez hacen más hincapié en diferenciar el talento que adquieren teniendo en cuenta el factor diferencial que suponen las Habilidades blandas o Soft Skills.

Son las que te garantizan el mejor desarrollo profesional con los conocimientos que tienes.

El trabajo es una parte importante en la vida de cualquier persona, tanto por el tiempo que nos ocupa como por las satisfacciones personales que nos reporta. Aprovechemos que están de moda los valores que nos enseñaron nuestros abuelos, las que ahora se llaman “soft skills”

Vamos a ver algunas de las más destacadas:

Habilidades blandas o transversales (Soft Skills)

Habilidades de Comunicación

Trabajo en equipo

Adaptación al cambio

Gestión del tiempo

Capacidad de negociación

Gestión de conflictos

Liderazgo

Y dentro de cada una de ellas hay varios temas que pudiéramos tratar, porque hay tantas habilidades y valores como personas.

Se trata de potenciar los puntos fuertes de cada persona y ponerlos al servicio de los demás, tanto en tu propio negocio (si es tu caso) como en la empresa para la que trabajas.

Busquemos el equilibrio de Hard y Soft Skills para ser más productivos y más felices en nuestros entornos profesionales.

 

Las Universidades ya están tomando conciencia de la importancia del desarrollo de habilidades transversales que capaciten a sus estudiantes.

En este artículo Universia habla de La importancia de las Soft Skills en el mercado laboral.

Y se están desarrollando programas que integran, de manera holística, todas las vertientes del ser humano.

Es precisamente la educación en estas capacidades y otras habilidades blandas, lo que yo considero una de las tres patas fundamentales en el desarrollo de cualquier modelo de negocio exitoso, según menciono en el Método CONECTA3