La incertidumbre laboral es un tema muy hablado en estos días.

Por eso hoy quiero abordar  las consecuencias de dicha incertidumbre, porque es lo que afecta a las personas. Si me conoces un poco, ya sabrás que es dónde yo siempre pongo el foco, para mí el centro de todo son las personas; su desarrollo y la realización de sus sueños, metas y propósitos en la vida.

También sabrás que me gusta hablar de lo que conozco por experiencia, así que en el tema de incertidumbre laboral he preferido pedir el testimonio de una joven que, después de prepararse academicamente, está viviendo la incertidumbre laboral.

Te copio tal cual lo que esta joven de 26 años me escribe:

Cuando me llegó el momento de elegir una carrera en la Universidad me incliné a estudiar lo que me gustaba.

En varias ocasiones sacrifiqué salidas con amigos y lo hacía contenta porque pensaba que estaba invirtiendo en mi futuro profesional. Trabajé y obtuve calificaciones que superaban el 8 y un TFG (Trabajo Fin de Grado) con mención en inglés de sobresaliente.
Pero no me ha servido para vivir como yo quiero vivir.
Ni siquiera para tener la llamada “estabilidad” y “seguridad” de ingresos que sirvan para organizar mi vida y planear mi futuro.

El mundo laboral avanza y se transforma cada vez más deprisa. Nosotros tenemos que saber adaptarnos a ese ritmo. Aparecen nuevos trabajos y muchos de los que antes existían ahora (o en un futuro muy próximo) desaparecen.
Ante esta situación surge la incertidumbre laboral; personas que no sabemos cómo va a ser el futuro, que no tenemos claro el camino y tanto yo como muchos de mis amigos estamos así.
Con este panorama laboral no hay nada asegurado; muchos de los empleos se caracterizan por la temporalidad y una precariedad en las condiciones, y la permanencia en el puesto de trabajo tampoco está asegurada.
Es entonces cuando surgen las dudas y el deseo de cambiar.

Yo estudié para tener un buen empleo, pero cada vez me ilusiona menos.

Esta incertidumbre me sirvió como punto de inflexión. Lo he aprovechado para replantearme qué vida quiero tener y qué voy a hacer para construirla.
Es un proceso complejo que lleva tiempo de reflexión. Hay que saber aprovechar las oportunidades y aunque podamos pensar lo contrario, la incertidumbre es un sentimiento que nos impulsa a barajar todas las opciones de nuestro alrededor y pensar para tomar consciencia de lo que vamos a hacer.
Esa incertidumbre laboral nos hará salir de nuestro círculo acomodado para buscar la alternativa que más se ajuste a nosotros.

El mundo avanza a una velocidad impresionante mientras nuestras vidas se quedan estancadas, y esto debe servirnos para empezar a reflexionar acerca de cómo será todo en un futuro y qué estoy haciendo yo para tener la vida que quiero tener.
Entonces se llega a un punto donde la incertidumbre se queda de lado para dar paso a la palabra “seguridad”, para tener el control de nuestra vida y poder hacer que dependa únicamente de nosotros y no de factores externos.
La otra opción es quedarte parado, acostumbrarte a lo que tienes y conformarte. En ese caso, la duda y la inseguridad dominará tu mente y te impedirá avanzar en la vida.

Tú eres quién debe tomar esa decisión, pero mientras lo piensas, el mundo sigue avanzando y te va dejando atrás.

Ahora, después de analizarlo y valorarlo, pienso que lo mejor es emprender mi propio camino, tomar las riendas de mi futuro porque pienso que si no lo hago yo nadie lo va a hacer por mí. Por esto mismo voy a ampliar mi formación en todo lo relacionado al mundo online. Quiero emprender un negocio digital.

 

Y después de escuchar el testimonio de esta chica, poco voy a añadir. (guardaremos su identidad aunque puede ser el testimonio de muchos jóvenes como ella).

¡En mi opinión acierta de lleno! Las herramientas y plataformas digitales facilitan mucho el Emprendimiento en costes de inversión iniciales, y ofrecen ventajas importantes para tener más libertad de ingresos y de horarios. (Tendré el privilegio de mentorizar sus avances)

Por otra parte hace falta una Idea de Negocio, validarla con las distintas Metodologías que disponemos y dejarse orientar por expertos en Emprendimiento, que guíen el camino y ayuden a implementar.

Por si estás en ese momento de plantearte un plan B junto con lo que ahora sea tu ingreso principal, voy a ofrecerte una Idea de Negocio Digital en un curso online gratuíto. Un curso que te enseñará varios tips importantes a la hora de emprender.

Para acceder a tu plaza sólo tienes que solicitarla en este enlace: