De todos es conocida la situación del mercado laboral, y hoy no vamos a descubrir la importancia de tener tu propio plan B.

Tanto las administraciones como organizaciones y universidades, están promoviendo y apoyando el emprendimiento.

Hoy vamos a ver porqué emprender, porqué conocer más opciones para generar ingresos.

Sea cual sea tu situación actual, lo importante ahora es que sepas donde quieres estar en el futuro y cómo quieres vivir de aquí en adelante.

Si quieres tener el control de tu futuro para vivir con tranquilidad económica debes aprender algo que no nos enseñaron .

Ahora mismo puedes estar en una de estas dos situaciones: empleado o autónomo.

Piensa en algo: nuestros padres vivieron una época en la que si conseguían un buen empleo podían jubilarse y vivir bien.

Y según esos principios fuimos educados en “hijo, estudia y búscate un buen empleo”. Nos enseñaron lo mejor que supieron, con la información y las circunstancias que ellos tenían.

Pero como bien sabes, ¡esto ya no es así! Y hay razones claras por las que sabemos que nada volverá a ser como antes.

La crisis covid-19 ha acelerado los acontecimientos que se iban a producir en 10 años y resulta que el futuro ya llegó al 2020.

Vamos a observar 3 razones que impulsan el emprendimiento:

1.- Hay una inflación académica en el mercado laboral y eso hace que según la ley de oferta y demanda, se produce una “devaluación  salarial”. El pago por el valor de un profesional ha devaluado su precio. Nunca antes en la historia hubo tantas personas tan bien formadas académicamente. Incluso en ocasiones algunos “esconden” parte de su CV para lograr un empleo, triste pero cruel realidad.

2.- Por otra parte la tecnología está cambiando la manera en la que se desarrollan muchas de las profesiones, la robótica, la inteligencia artificial, la nanotecnología, el internet de las cosas, servicios en la nube…han hecho que las cosas cambien a una velocidad de vértigo, algunos están preparados para estos cambios, otros no.

Internet cambió definitivamente la manera de funcionar, tanto en nuestra vida personal como en la profesional.

3.- El outsourcing es una práctica cada vez más habitual.

Las empresas prefieren subcontratar y externalizar servicios. Los emprendedores encuentran aquí múltiples formatos de colaboración, dando servicios puntuales a empresas que lo necesitan, evitando así los costes fijos de empleados. Una razón más para emprender tu propio desarrollo profesional.

 

Te hago una propuesta: visualizate de aquí a 5 años haciendo lo que haces ahora y observa la vida que vas a tener si sigues haciendo lo que ahora haces.

Simplemente reflexiona como los cambios externos pueden influir en tu vida y cómo vas a sentirte ante ellos.

Ejercicio: investiga en Google el futuro de tu profesión, de tu negocio o tu actividad laboral. Mira el desarrollo en 5 años.

 

Tenemos un gran reto en nuestra sociedad.

Adaptarnos a los continuos cambios y saber aprovechar las oportunidades que nos brindan las nuevas tecnologías e Internet.

 

Puedes consultar:

Ángel Bonet. Libro “El Tsunami tecnológico”

Ángel Bonet s experto en innovación e impacto social con más de veinticinco años de experiencia en el área. El estudio que recientemente ha publicado la Fundación Marqués de Oliva le sitúan como una de las 25 personas más influyentes en el Tercer Sector.

 

Andrés Oppenheimer. Libro ¡Sálvese quien pueda!

Andrés Oppenheimer es periodista, escritor y conferencista argentino que reside en Estados Unidos y ha participado en varios foros internacionales. Ha sido incluido por la revista Foreign Policy en español como uno de los “50 intelectuales latinoamericanos más influyentes”

 

Sólo me queda animarte a emprender tu propio plan B, y si en algo puedo ayudarte cuenta conmigo. Ser Mentora de Emprendimiento y Negocios Digitales me da el privilegio de poder ayudarte.

Si crees que un curso puede impulsarte, te invito a registrarte  en mi curso online gratuíto, dónde aportamos mucho contenido de valor que te ayudaré a clarificar conceptos. También puedes ponerte en contacto conmigo y solicitar una consultoría gratuíta en mi web mariajesusvallejo.com

¡Un abrazo emprendedor!

 

 

 

Si leíste el post anterior, ya sabes que es necesaria la creación de un sistema, que funciona en automático, para generar Ingresos Pasivos.

Y para entender en profundidad cómo podemos construir ese sistema que nos va a dar los ingresos pasivos o automatizados, (sin invertir capital y sin riesgos) vamos a conocer, en primer lugar, las 4 únicas formas que existen de generar ingresos.

Posiblemente ya conocerás el cuadrante del flujo del dinero de Robert Kiyosaki:

Sólo hay 4 formas de generar ingresos, ni una más ni una menos:

Empleado, Autónomo, Dueño de negocio e Inversionista. E-A-D-I

En la parte izquierda del cuadrante (E y A) cambian su tiempo por dinero.

El empleado ya sabemos todos que es quien trabaja para una empresa que al final de mes le paga un salario. Y hay quienes se atreven un poco más y deciden trabajar para sí mismos como autoempleados, (piensan ¿para qué voy a darle mi tiempo a otro si puedo trabajar para mí mismo?) y entonces hacen una inversión y se convierten en autoempleado o autónomo, que puede ganar más pero necesita poner su tiempo igual que el empleado, puede ser un abogado que tiene un bufete o un fontanero, un electricista, un ingeniero o un médico….tienen gastos de locales, a veces gastos de empleados y logística, y si ellos no están el negocio no funciona. Si ellos se enferman no producen, no pueden irse de vacaciones un año porque el negocio se para y deja de ganar…es decir, su tiempo y presencia es necesario para generar ingresos. Por no hablar de las circunstancias externas que pueden afectarle temporalmente. Como ya sabes, hay veces que el negocio es dueño de la persona que lo creó en lugar de ser el dueño quien dirige el negocio. Y esto se debe a que su vida  está supeditada a los horarios y las exigencias del negocio.

Y esto es para lo que nos prepara la educación tradicional. Para estar en este cuadrante donde se cambia tiempo por dinero.

Veamos ahora la parte derecha del cuadrante (D y I)

La letra I es de Inversionista, y todos sabemos que invierten dinero para ganar más dinero. Y eso no lo vamos a profundizar porque no es tema que nos ocupa ahora mismo.

Recuerda, nos interesa crear un sistema sin invertir capital, sin correr riesgos de inversión.

En el lado derecho del cuadrante (I y D) no se cambia tiempo por dinero

Vamos a ver la D, es aquí donde nos interesa situarnos porque es donde está el sistema de negocio que puede aprovechar cualquier persona que esté dispuesta a aprender, aunque no tenga capital ni quiera correr riesgos de inversión inicial.

La D son Dueños de negocio, pero no cualquier dueño, no cualquier negocio.

Son negocios que tienen un SISTEMA de trabajo, y aunque el dueño no esté, el sistema sigue funcionando sin él, ¿lo vemos?

Por ejemplo el Sr. Amancio Ortega, gran empresario español que ha construido un imperio. Él no necesita estar en las tiendas trabajando ni en oficinas, y aunque no esté, sigue teniendo beneficios, empezó en nada y con el tiempo y trabajo, creó un sistema que funciona sin su presencia.

La D también son franquicias, como por ejemplo el dueño de la conocida marca McDonald’s, tampoco está y sigue facturando, funciona con un sistema idéntico en cada franquiciado porque ha construido una red de franquicias.

Es decir que la D es DUEÑO DE NEGOCIO CON SISTEMA.

Sistema que permite ingresos automatizados. Un sistema que se ha ido creando con trabajo y tiempo, que ahora les permite vivir con ingresos automatizados y pasivos sin tener que estar presentes para seguir produciendo.

En estos dos sistemas que hemos visto como ejemplo, es necesaria la inversión de capital, quiero que te quedes sólo con la idea práctica del sistema.

Y sintetizando las cuatro formas de generar ingresos llegamos a la conclusión:

E— trabaja para un sistema

A— él es su propio sistema

D— tiene un sistema trabajando para él

I— tiene el dinero trabajando para él

 

¿Te gustaría estar en el cuadrante D? Aquí viene la buena noticia:

Hoy cualquier persona puede situarse en el cuadrante “D”, gracias a Internet, sin invertir capital y sin riesgos, creando un sistema propio para generar ingresos pasivos que te permiten vivir la vida con libertad de tiempo y dinero.

 

Y todo comienza con una educación diferente a la recibimos académicamente.

Lo mismo que un ingeniero, un abogado, un arquitecto… se gradúan como tal para poder ejercer su profesión, igualmente si quieres lograr ingresos pasivos sin invertir capital, debes estar dispuesto a recibir una educación diferente a la tradicional, que esté enfocada en lograr el objetivo de manera práctica, nada de teoría.

Te invito a contactar conmigo y plantearme la manera en que puedo ayudarte.

Un abrazo.

María Jesús Vallejo

 

INGRESOS PASIVOS

Últimamente se escucha mucho hablar de este tema, los ingresos pasivos.

Y he querido hacer una pequeña reflexión sobre ello por si le pudiera servir a alguien que le suena como a mí me sonaba hace 6 años (o sea, yo no sabía nada)

Lo primero que se viene a la mente es que un ingreso pasivo es el dinero que obtienes “sin hacer nada”. Y es cierto, pero antes debes de haber creado el activo financiero que te produce esos ingresos pasivos.

Porque a cualquier persona que le preguntes le gustaría tener ese tipo de ingresos “sin hacer nada” (eso sí que es vida) pero lo que yo he descubierto es que pocas personas están dispuestas a hacer lo que hay que hacer para obtenerlos. (ahora no hace falta invertir capital)

Si eres de los que lo quieren y de los que están dispuestos a trabajar para conseguirlos, debes saber que hay varias fórmulas para ello, y a estas alturas seguro que ya has buscado información en Internet y sabes más que yo cuando empecé a profundizar en este tema.

Ingresos Pasivos (a mi me gusta llamarlos automatizados) son los que se obtienen de manera automática gracias a un SISTEMA que los produce sin que tu tengas que poner tu tiempo o estar presente. La clave está en elegir bien el sistema que vamos a crear para lograrlos.

Nuestro cuerpo también trabaja con sistemas que funcionan en automático: óseo, muscular, circulatorio, digestivo, urinario, nervioso, reproductor, linfático, hormonal, respiratorio… la naturaleza es sabia y sabe rentabilizar esfuerzos para conseguir mayores resultados.

Pues bien, el sistema que nos va a generar ingresos pasivos o automatizados, hay que construirlo o crearlo. Y se puede crear de dos formas:

Invirtiendo dinero o invirtiendo en conocimiento.

 

Un ejemplo de sistema creado con dinero:

Imagínate que compras un piso, lo pagas y después lo alquilas. El piso es el sistema que has creado, es el activo que te genera ingresos automatizados sin estar tu presente. Te da ingresos pasivos precisamente llamados así porque no tienes que poner tu tiempo para producir dinero. Recibes la renta todos los meses.

Inconveniente de este sistema: No todas las personas tienen economía suficiente para crear activos invirtiendo capital.

La buena noticia es que también se puede crear el sistema automático con conocimiento. Con el conocimiento que adquirimos creamos el sistema que nos produce los ingresos automatizados. Y también recibimos la renta todos los meses.

Esta opción es democrática, porque está al alcance de cualquier persona que quiera adquirir el conocimiento correcto.

La pregunta que ahora surge es:

¿Es necesario crear un sistema para generar ingresos automatizados o ingresos pasivos? La respuesta es sí, definitivamente sí.

Ahora que ya sabes lo que son los ingresos pasivos, estas más cerca de poder generarlos. 

Te lo cuento en la próxima entrada del blog.

Suscríbete a mi newsletter y descubrirás la fórmula para generar ingresos pasivos sin invertir capital.

Así podemos mantenernos conectados y podrás preguntarme lo que necesites, estoy para servirte de ayuda.

 

 

 

 

Desde el punto de vista sanitario estamos ante un desastre que afecta a todas las personas por igual.

¿Y desde el punto de vista económico? Ahí se producen ciertas diferencias. Depende en qué parte te pille.

Tenemos un reto que es el coronavirus, pero tenemos el control de cómo reaccionamos aunque no lo tengamos ante la situación que nos ha tocado vivir.

Una vez más no son las circunstancias, sino como reaccionamos ante las circunstancias.

Son momentos difíciles, cierto, y esa es una razón más para que los emprendedores saquemos ese espíritu que nos caracteriza de sobreponernos, adaptarnos y seguir impactando la vida de las personas de manera positiva.

Como seres humanos es natural sentir la emoción del miedo. Es biológico.

Por herencia prehistórica, nuestra reacción natural será de huida, ante algo que sentimos como ataque o amenaza para la supervivencia. Huida o escape, distrayendo nuestra atención en vanalidades.

Como personas dotadas de inteligencia tenemos dos alternativas: dejarnos llevar por las emociones, o controlarlas y prepararnos para el futuro. Porque esta situación tarde o temprano pasará.

No podemos esperar que nadie nos salve, que nadie arregle nuestra situación.

Ni el gobierno, ni las autoridades sanitarias, ni los bancos…

Debemos ser cada uno de nosotros quien coja el control de su futuro financiero.

Si hay un momento que te permita hacerlo es precisamente este.

Gracias a Internet cualquier persona puede generar ingresos de manera independiente.

Con un modelo de negocio que democratiza la riqueza, que te permite generar ingresos simplemente por comprar online lo que ahora estás comprando en un negocio que no es el tuyo, y que de ninguna manera tendrás retorno de tu dinero. Algo que nos toca hacer durante toda la vida, y de lo que ahora sólo se benefician unos pocos.

Te animo a asociarte con una Compañía Mundial que repartirá beneficios contigo, y nunca te tocará pagar las pérdidas.

Porque sólo tú tienes el poder de dirigir tu vida.

Porque sólo si tienes la información correcta y conoces las reglas del juego real, podrás tener resultados reales.

Te propongo informarte de una oportunidad real para transformar tu economía y pongas manos a la obra, para que la próxima vez que nos venga una circunstancia, no pasemos tanto susto o disgusto como en esta ocasión, y para que de una vez por todas, vayamos a por la vida que merecemos tener.

Si ahora no estás preparado

Es ahora y te toca ya

Prepárate y ocúpate ahora en resolverlo.

 

 

 

 

Todos sabemos que el tiempo y el dinero son dos elementos necesarios en la realización de cualquier plan que quieras llevar a cabo.

Hay quien dice que se debe elegir entre uno de ellos porque ambos a la vez no se pueden tener, que sólo es privilegio de cuatro afortunados.

Hoy quiero ayudarte a despertar de ese pequeño gran engaño que hemos sufrido a través de la educación recibida por muchos años, desde nuestros padres y abuelos que nos enseñaron con todo el amor del mundo lo que a ellos también les mostraron.

Nos educan para vender nuestras horas a cambio de unos ingresos, a cambiar nuestro tiempo por dinero. Nos volvemos locos por buscar el mejor trabajo que podemos tener, y para el cual nos preparamos y formamos, y un buen día, de repente, descubres que ese trabajo que tanto deseabas ya no te hace feliz.

O lo que es más frustante, después de prepararte tantos años para ese trabajo, resulta que hay tantos con la misma formación que el mercado laboral tiene super demanda para el mismo puesto al que tu aspiras. ¿Y ahora?…

Hoy, afortunadamente, estamos en la mejor época de la Historia.

Una Era Digital llena de oportunidades reales.

Y dirás: ¿que tiene que ver esto con el tiempo y el dinero?

Pues que ambos son la misma cosa, ya sabes eso de que el tiempo es dinero ¿verdad?

Claro, otra mentirijilla más, el tiempo es dinero sólo si cambias tu tiempo por dinero

El tiempo es tiempo si lo empleas para lo que tú quieres, como tus aficiones, tu famillia, viajar…

Hoy es posible generar ingresos que no depende de tu presencia, ingresos que se automatizan gracias a un sistema.

¿Te imaginas? ¿Que harías mañana por la mañana si el tiempo y el dinero no fueran un problema para ti?

 

De todos es sabido que si quieres llegar rápido puedes ir solo, y si quieres llegar lejos debes ir acompañado.

En la vida y en los negocios siempre es recomendable tener mentores que nos guían en el camino.

Cuando te planteas la posibilidad de emprender profesionalmente un negocio debes estar dispuesto a invertir en ti lo primero: Invertir en formación continua, invertir tu tiempo en mejorar habilidades, invertir en conectar con las personas correctas…

El éxito es un proceso y el camino lo eliges tu mismo.

Puedes poner todo el empeño posible, puedes echarle ganas y puedes creer que llegarás a dónde te propongas, y tienes razón, si lo crees así, así será.

Pero no debemos olvidar un ingrediente, en mi opinión, imprescindible para alcanzar metas; es buscar los mentores que estén dispuestos a guiarnos, a alentarnos en el camino cuando las cosas no salen como nos gustaría, a decirnos lo correcto aunque no fuera lo que queremos escuchar.

Los mentores deben haber llegado a donde tú quieres llegar, por el camino que a ti te gustaría recorrer. Y en esta ocasión, voy a reproducir las palabras de uno de mis grandes mentores:

“Lo inteligente no es hacer lo que te gusta, lo inteligente es conseguir que te guste lo que debes hacer”

Cuando haces lo correcto siempre ves la salida, aunque de momento el árbol que tienes delante no te deje ver la luz a través del bosque.

 

Ahora que tenemos recién estrenado año nuevo, nos llenamos de metas, objetivos y propósitos para cumplir.

Yo no te voy a desear feliz año, te voy a desear LA PASIÓN y LA ENERGÍA necesarias para que lo logres. Búscate mentores que acompañen y guíen tu camino y ¡dalo por conseguido!