Seguro que has reflexionado sobre el precio que tienen tus horas de trabajo…

Dime algo: ¿qué prefieres?

¿Ganar por horas trabajadas o por productividad? 

Venimos de un modelo aprendido donde se valoraban las largas jornadas de trabajo, donde estar muy ocupado era percibido como una marca de éxito profesional.
Pero esto pertenece a una mentalidad obsoleta, porque se atribuye el éxito a la cantidad de horas trabajadas, no a la productividad que pueden exprimir de las horas de trabajo.

Maximizar tu horario es trabajar de manera más inteligente y eficiente, no más difícil ni más duro.

No se trata de cubrir un horario por cumplir, se trata de rentabilizar el tiempo que emplees, hagas lo que hagas, se trata de ser más productivo.

Los modelos que buscan las personas de negocios exitosas es el modelo de rentabilizar el tiempo que empleas en tu trabajo.
Casi todas las personas de negocios exitosas que conozco, encuentran formas de trabajar menos y de una manera más inteligente, en lugar de
trabajar más y hacerlo más duro.

De hecho, por observación, deduzco que quienes se sienten obligados a trabajar demasiadas horas a la semana en sus negocios, son en realidad emprendedores que han puesto demasiado capital en inversión y tiene riesgo de perder, sienten el peso de tener que sacarlo  adelante. Esto les convierte en esclavos de sus empresas, y no es muy diferente a ser un empleado bien pagado

 

Trabajar inteligentemente para liberar tiempo.

¿Tus horas de trabajo tienen precio? ¿En cuánto valoras tu tiempo?

Si tu objetivo es vivir con más libertad de la que tienes ahora te interesa ponerte a aprender conceptos diferentes a los que sabes ahora, aprender habilidades que te van a dar una perspectiva nueva.
Si lo que quieres es vivir con tiempo y dinero debes aprender a generar ingresos que no dependan de tus horas, ingresos que generas con un
sistema sin que tú tengas que estar presente.
Y debes aprender a generar ese sistema. Porque el sistema es lo único que te va a permitir tener ingresos y tiempo libre de calidad.
Porque si no tienes tu propio sistema creado, todo va a depender de ti y entonces, aunque tengas un negocio propio, tú serás el sistema, y entonces podrás tener dinero pero no tendrás tiempo.

 

¿Quieres vivir con tiempo y dinero?
Entonces debes construir un sistema que trabaje para ti.
La razón del porqué las personas luchan financieramente es porque nadie nos enseñó cómo funciona el dinero de verdad, y no es culpa tuya, es así como funciona y está diseñado.
Lo que sí es nuestra responsabilidad ahora es aprenderlo.

Ya te nombré a Robert Kiyosaki, cualquier emprendedor de la Nueva Economía lo conoce, y para ver en más detalle que es esto de crear un sistema que trabaje para ti, vamos a entender las 4 únicas formas de generar ingresos que existen:

Para esto te recomiendo la lectura del libro ” El cuadrante del flujo del dinero” 

En él te describe cuáles son los valores y mentalidad de los 4 tipos de ingresos, que son:
Empleado, Autónomo, Dueño de negocio e Inversionista. E-A-D-I

El empleado y el autoempleado cambian su tiempo por dinero, y si estás leyendo esto es porque nos interesan las otras formas de generar ingresos, ¿verdad?.

Te dejo un resumen animado pinchando aquí.

Después de entender cómo funciona este cuadrante, sólo nos quedaría encontrar el sistema más adecuado para lograr las metas deseadas.

Si tienes una Idea debemos empezar por validarla con las herramientas y metodologías más adecuadas que disponemos, diseñar a conciencia el modelo de negocio y pasar a la acción.

Si te animas a emprender en el “cuadrante D” me encantará guiarte y servirte de ayuda.

Puedes reservar una Consultoría gratuita en la página de contacto de mi web o pinchando en este enlace.

 

Un abrazo emprendedor.

Hace mucho tiempo que escuché la palabra”teletrabajo” por primera vez.
Fué concretamente en un viaje que hice a Suiza hace más de 10 años.
¡A mí me pareció algo brillante!

Durante la semana que pasé de vacaciones visitando el país, tuve la suerte de estar acompañada por una persona que “teletrabajaba”, lo cual le permitió llevarme de ruta turística por los mejores paisajes de Suiza (siempre acompañados de su portátil).

Mucho han cambiado las herramientas, los anchos de banda, las plataformas digitales y la manera en que hacemos las cosas, lo cual le conceden al teletrabajo muchas más ventajas que entonces.

A nivel personal todos hemos visto a nuestros mayores aprender a usar zoom (o similar) para hablar con sus nietos. Es algo que no todo el mundo estaba acostumbrado a hacer, pero como dicen los abuelos “a la fuerza ahorcan”,  y ellos han aprendido nuevas tecnologías.

El teletrabajo es otro de los cambios que nos ha traído la crisis del Covid-19, se ha implementado con rapidez el trabajo a distancia.

Tanto profesionales independientes como grandes empresas han hecho uso de herramientas digitales para seguir siendo productivos en medio del parón. No todos los puestos pueden implementarlo de momento, pero soy testigo del esfuerzo que se está haciendo para adaptarse. Y una vez instaurado y comprobados los beneficios, no me cabe duda que se extenderá y se implantará cada vez a mayor escala y en mayor número de puestos de trabajo.

 

He preguntado a varios profesionales, tanto directivos como empleados, para que me aporten su experiencia y opinión.

Y ésto es lo que me cuentan:

– Ahorras en desplazamientos, lo cual genera ahorro económico y de tiempo, además de contribuir a la menor contaminación de nuestras ciudades. (todos hemos visto sus efectos)

– Ofrece mayor autonomía para conciliar vida laboral y personal

– El vestuario cobra menor importancia, asumimos que en casa podemos trabajar con mayor comodidad

– No tienes que responder a un horario, tienes que trabajar por objetivos. Lo cual ayuda a valorar la productividad.

– Cuando das autonomía a las personas responden mejor

– Aprendes a organizarte más porque, al tener que trabajar en casa, debes diferenciar y enfocarte en lo que estás haciendo en cada momento.

 

Aunque se haya tenido que hacer con prisas, el confinamiento ha hecho visible la necesidad de reestructurar la manera de trabajar de muchas empresas y acelerar los planes hacia la transformación digital.

Ya nadie puede esconder la cabeza como el avestruz.

Es hora de aprender nuevas competencias digitales.

Tanto empleados como emprendedores y empresarios remamos juntos hacia un futuro mejor y más próspero.

Actualmente colaboro con la UNIR como Mentora de Emprendimiento y te voy a recomendar una entrevista a Juanjo Amorín, fundador de Edix (Instituto de Expertos Digitales de UNIR), donde habla sobre las nuevas profesiones del futuro y la utilidad del teletrabajo.

Puedes leerlo pinchando aquí

Una de las enseñanzas que nos va a dejar la crisis del covid-19 es la necesidad de adaptación rápida al cambio que nos hemos visto obligados a desarrollar, tanto los que veníamos aprendiendo como los que por sorpresa se han visto inmersos en los veloces cambios producidos.

Muchas personas están aprovechando este paréntesis para su desarrollo personal y profesional porque hay más consciencia del nuevo mundo profesional que nos encontraremos a la salida, cuando retomemos nuestra “vida habitual”. (a estas alturas ya eres consciente que nada va a ser igual)

Como ya sabes soy una apasionada del emprendimiento, y en mi día a día converso con emprendedores y aspirantes a emprendedor.

Una de nuestras sesiones de mentoría siempre está enfocada en la importancia de la educación y la formación continua para el desarrollo de habilidades blandas, y lo que a mí me gusta llamar distintos tipos de inteligencias.

En la Nueva Era que vivimos el binomio Inteligencia – Éxito debe adaptarse también a los nuevos tiempos, y ajustar lo que entendemos cuando hablamos de inteligencia.

Venimos condicionados (desde que estábamos en la escuela) a que las personas con alto Coeficiente Intelectual (C.I) estaban más capacitados y se les vaticinaba más éxito profesional. Sin embargo podemos observar que no siempre es así. Podemos asegurar que no es suficiente tener un alto CI y que se hace necesario desarrollar distintas inteligencias.

El descuido de la Inteligencia emocional puede arruinar muchas carreras, de hecho, es común encontrar personas con un alto CI  dirigidas por personas más exitosas por su alta Inteligencia Emocional. Por tanto, desarrollar una buena inteligencia emocional mejora nuestras relaciones afectivas y sociales. Facilita el éxito personal y profesional.

Te recomiendo un libro muy básico pero con unas enseñanzas majestuosas por la gran sencillez y validez que contienen. Hablo del famoso Dale Carnegie y su libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”.

La inteligencia Emocional, es una forma de interactuar con el mundo que tiene en cuenta los sentimientos. Engloba habilidades como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental…

Otro tipo de Inteligencia que toma relevancia es la Inteligencia Financiera, te hablaré de ella de manera práctica por supuesto.

Lo primero que debemos entender es que el 5% de la población mundial tiene el 95% de la riqueza a nivel global. No hace falta que te quedes con la cifra. Sólo vamos a hacer deducciones. ¿Sabemos que muy pocos tienen lo mismo que muchos juntos verdad?

Entonces esas personas saben algo que el resto no sabe.

¿crees que esas personas trabajan 100 veces más que tú o que yo?

No claro que no, porque también tienen 24 horas por día.

Tiene que ver con la forma de pensar, con las creencias que tienen sobre el dinero y como lo ganan.

Seguramente a los ricos no les enseñen lo mismo que a la clase media o los pobres. ¿no crees? Y no somos culpables del método con que nos enseñaron porque es como funciona el sistema.

Lo que sí es nuestra responsabilidad ahora es aprenderlo.

No hay falta de dinero, hay falta de conocimiento de cómo ganarlo.

Para desarrollar la Inteligencia financiera te recomiendo al (también famoso) autor Robert Kiyosaki. Tiene más de 20 libros escritos. “El cuadrante del flujo del dinero” es de los primeros recomendados para leer.

Si eres emprendedor o empresario, y si eres aspirante también, conoces el valor de desarrollar las “habilidades blandas”

La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo y desarrollar tu potencial a través de la Inteligencia Emocional, Financiera, Social, Comercial, Empresarial y Liderazgo.

Yo sigo aprendiendo cada día y puedo decir que se ha convertido en “un vicio”, me ayuda a lograr una vida más plena y satisfactoria.

Y como siempre te digo…

A tu disposición si puedo servirte de ayuda.

Un abrazo.

María Jesús Vallejo

 

Si leíste el post anterior, ya sabes que es necesaria la creación de un sistema, que funciona en automático, para generar Ingresos Pasivos.

Y para entender en profundidad cómo podemos construir ese sistema que nos va a dar los ingresos pasivos o automatizados, (sin invertir capital y sin riesgos) vamos a conocer, en primer lugar, las 4 únicas formas que existen de generar ingresos.

Posiblemente ya conocerás el cuadrante del flujo del dinero de Robert Kiyosaki:

Sólo hay 4 formas de generar ingresos, ni una más ni una menos:

Empleado, Autónomo, Dueño de negocio e Inversionista. E-A-D-I

En la parte izquierda del cuadrante (E y A) cambian su tiempo por dinero.

El empleado ya sabemos todos que es quien trabaja para una empresa que al final de mes le paga un salario. Y hay quienes se atreven un poco más y deciden trabajar para sí mismos como autoempleados, (piensan ¿para qué voy a darle mi tiempo a otro si puedo trabajar para mí mismo?) y entonces hacen una inversión y se convierten en autoempleado o autónomo, que puede ganar más pero necesita poner su tiempo igual que el empleado, puede ser un abogado que tiene un bufete o un fontanero, un electricista, un ingeniero o un médico….tienen gastos de locales, a veces gastos de empleados y logística, y si ellos no están el negocio no funciona. Si ellos se enferman no producen, no pueden irse de vacaciones un año porque el negocio se para y deja de ganar…es decir, su tiempo y presencia es necesario para generar ingresos. Por no hablar de las circunstancias externas que pueden afectarle temporalmente. Como ya sabes, hay veces que el negocio es dueño de la persona que lo creó en lugar de ser el dueño quien dirige el negocio. Y esto se debe a que su vida  está supeditada a los horarios y las exigencias del negocio.

Y esto es para lo que nos prepara la educación tradicional. Para estar en este cuadrante donde se cambia tiempo por dinero.

Veamos ahora la parte derecha del cuadrante (D y I)

La letra I es de Inversionista, y todos sabemos que invierten dinero para ganar más dinero. Y eso no lo vamos a profundizar porque no es tema que nos ocupa ahora mismo.

Recuerda, nos interesa crear un sistema sin invertir capital, sin correr riesgos de inversión.

En el lado derecho del cuadrante (I y D) no se cambia tiempo por dinero

Vamos a ver la D, es aquí donde nos interesa situarnos porque es donde está el sistema de negocio que puede aprovechar cualquier persona que esté dispuesta a aprender, aunque no tenga capital ni quiera correr riesgos de inversión inicial.

La D son Dueños de negocio, pero no cualquier dueño, no cualquier negocio.

Son negocios que tienen un SISTEMA de trabajo, y aunque el dueño no esté, el sistema sigue funcionando sin él, ¿lo vemos?

Por ejemplo el Sr. Amancio Ortega, gran empresario español que ha construido un imperio. Él no necesita estar en las tiendas trabajando ni en oficinas, y aunque no esté, sigue teniendo beneficios, empezó en nada y con el tiempo y trabajo, creó un sistema que funciona sin su presencia.

La D también son franquicias, como por ejemplo el dueño de la conocida marca McDonald’s, tampoco está y sigue facturando, funciona con un sistema idéntico en cada franquiciado porque ha construido una red de franquicias.

Es decir que la D es DUEÑO DE NEGOCIO CON SISTEMA.

Sistema que permite ingresos automatizados. Un sistema que se ha ido creando con trabajo y tiempo, que ahora les permite vivir con ingresos automatizados y pasivos sin tener que estar presentes para seguir produciendo.

En estos dos sistemas que hemos visto como ejemplo, es necesaria la inversión de capital, quiero que te quedes sólo con la idea práctica del sistema.

Y sintetizando las cuatro formas de generar ingresos llegamos a la conclusión:

E— trabaja para un sistema

A— él es su propio sistema

D— tiene un sistema trabajando para él

I— tiene el dinero trabajando para él

 

¿Te gustaría estar en el cuadrante D? Aquí viene la buena noticia:

Hoy cualquier persona puede situarse en el cuadrante “D”, gracias a Internet, sin invertir capital y sin riesgos, creando un sistema propio para generar ingresos pasivos que te permiten vivir la vida con libertad de tiempo y dinero.

 

Y todo comienza con una educación diferente a la recibimos académicamente.

Lo mismo que un ingeniero, un abogado, un arquitecto… se gradúan como tal para poder ejercer su profesión, igualmente si quieres lograr ingresos pasivos sin invertir capital, debes estar dispuesto a recibir una educación diferente a la tradicional, que esté enfocada en lograr el objetivo de manera práctica, nada de teoría.

Te invito a contactar conmigo y plantearme la manera en que puedo ayudarte.

Un abrazo.

María Jesús Vallejo

 

INGRESOS PASIVOS

Últimamente se escucha mucho hablar de este tema, los ingresos pasivos.

Y he querido hacer una pequeña reflexión sobre ello por si le pudiera servir a alguien que le suena como a mí me sonaba hace 6 años (o sea, yo no sabía nada)

Lo primero que se viene a la mente es que un ingreso pasivo es el dinero que obtienes “sin hacer nada”. Y es cierto, pero antes debes de haber creado el activo financiero que te produce esos ingresos pasivos.

Porque a cualquier persona que le preguntes le gustaría tener ese tipo de ingresos “sin hacer nada” (eso sí que es vida) pero lo que yo he descubierto es que pocas personas están dispuestas a hacer lo que hay que hacer para obtenerlos. (ahora no hace falta invertir capital)

Si eres de los que lo quieren y de los que están dispuestos a trabajar para conseguirlos, debes saber que hay varias fórmulas para ello, y a estas alturas seguro que ya has buscado información en Internet y sabes más que yo cuando empecé a profundizar en este tema.

Ingresos Pasivos (a mi me gusta llamarlos automatizados) son los que se obtienen de manera automática gracias a un SISTEMA que los produce sin que tu tengas que poner tu tiempo o estar presente. La clave está en elegir bien el sistema que vamos a crear para lograrlos.

Nuestro cuerpo también trabaja con sistemas que funcionan en automático: óseo, muscular, circulatorio, digestivo, urinario, nervioso, reproductor, linfático, hormonal, respiratorio… la naturaleza es sabia y sabe rentabilizar esfuerzos para conseguir mayores resultados.

Pues bien, el sistema que nos va a generar ingresos pasivos o automatizados, hay que construirlo o crearlo. Y se puede crear de dos formas:

Invirtiendo dinero o invirtiendo en conocimiento.

 

Un ejemplo de sistema creado con dinero:

Imagínate que compras un piso, lo pagas y después lo alquilas. El piso es el sistema que has creado, es el activo que te genera ingresos automatizados sin estar tu presente. Te da ingresos pasivos precisamente llamados así porque no tienes que poner tu tiempo para producir dinero. Recibes la renta todos los meses.

Inconveniente de este sistema: No todas las personas tienen economía suficiente para crear activos invirtiendo capital.

La buena noticia es que también se puede crear el sistema automático con conocimiento. Con el conocimiento que adquirimos creamos el sistema que nos produce los ingresos automatizados. Y también recibimos la renta todos los meses.

Esta opción es democrática, porque está al alcance de cualquier persona que quiera adquirir el conocimiento correcto.

La pregunta que ahora surge es:

¿Es necesario crear un sistema para generar ingresos automatizados o ingresos pasivos? La respuesta es sí, definitivamente sí.

Ahora que ya sabes lo que son los ingresos pasivos, estas más cerca de poder generarlos. 

Te lo cuento en la próxima entrada del blog.

Suscríbete a mi newsletter y descubrirás la fórmula para generar ingresos pasivos sin invertir capital.

Así podemos mantenernos conectados y podrás preguntarme lo que necesites, estoy para servirte de ayuda.

 

 

 

 

Siempre hay algo que aprender, algo que mejorar.

La mejora continua es la superación de ti mismo para lograr tu mejor versión, para ser la mejor persona que estás llamado a ser.

Cuanto mas te llenas más puedes dar, y eso hace un mejor camino para ti y para los que vendrán contigo.

Y cuando aprendes de los mejores sólo puedes dar lo mejor

A todos nos gustaría tener Ingresos Pasivos, porque son los  ingresos que no dependen de nuestra presencia o las horas trabajadas.

Son el resultado de haber creado un activo previo que funciona en automático.

El ejemplo más sencillo es el alquiler de un piso de tu propiedad. El piso es el activo que has creado, el alquiler que recibes es el ingreso pasivo.

Tener Libertad Financiera significa que no necesitas trabajar más por generar ingresos, y esto es porque has creado un sistema que te produce ingresos pasivos.

En otras palabras, tener libertad financiera es “vivir de las rentas”

El Método CONECTA3 es el sistema que te enseña a crear ingresos pasivos y lograr la libertad financiera

Siempre es una satisfacción compartir buena información con quien busca mejorar.

Si en algo nos preocupa el futuro, lo mejor que podemos hacer es ocuparnos en resolverlo.

Donde hay un sueño hay un camino.

Solo te queda elegir el mejor vehículo para ti, que te lleve a donde tú quieras llegar.

Cuando los grandes enseñan… Siempre es garantía de éxito.

Es lo que tiene nuestro Sistema Educativo: nos brinda la gran oportunidad de tener en nuestra ciudad a los más grandes líderes internacionales.

La capacidad de enseñar de manera práctica, nada de teoría. Testimonio real, de tú a tú para poder preguntar.

¿Te imaginas? ¿que le preguntarías si tuvieras delante tuyo a quien tiene lo que tu quieres tener?

Es la formación, la autoeducación y estos eventos los que te cambian a ti para que tú cambies tu vida

 

Los resultados obtenidos son directamente proporcionales a lo que sabes y eres capaz de aprender.

Las posibilidades son muchas, el camino más recto es aprender de quien sabe.

Cada vez somos más, cada vez más formados y mejor preparados para enseñar a todos los que están llegando.